Para muchas personas, las mascotas forman parte de su familia. Por tanto, ¿por qué no ofrecerles la misma protección que al resto de miembros “humanos”? Si cuidas al máximo a los tuyos, ¿por qué no proteges igual de bien a tu animal de compañía? El seguro de mascotas no solo sirve para asegurar su salud sino que también cuenta con distintas coberturas como la responsabilidad civil.

Según indica el artículo 1905 del Código Civil, el poseedor de un animal o el que se sirve de él es el responsable de los incidentes que puede producir en el entorno, tanto a nivel físico como material. Si tu animal provoca daños a terceros (por ejemplo, si tienes un perro de una raza peligrosa), el seguro cubrirá este extremo. Hay que recordar que la contratación de un seguro con cobertura de Responsabilidad Civil es obligatoria para el caso de perros potencialmente peligrosos. No obstante, hay algunas Comunidades Autónomas, como el País Vasco o la Comunidad de Madrid, que exigen un seguro de responsabilidad civil exclusivo para los perros, sin importar su raza o tamaño. Por muy buena que sea tu mascota, es imprevisible cómo puede reaccionar ante determinadas situaciones. Jugando, puede empujar y tirar a un vecino y causarle lesiones, o puede arañar su puerta. En ambos casos, el seguro cubriría tanto la reparación como los daños físicos causados.

El seguro de mascotas cubre también el robo del animal o su pérdida, por lo que no tendrás que preocuparte de los gastos de su búsqueda. Y en el momento de su fallecimiento, el seguro se ocupará de todo (desde el certificado veterinario, hasta el entierro o incineración) y si es por accidente, podrías recibir una indemnización. Además, algunas pólizas tienen coberturas opcionales que cubren revisiones médicas, vacunas, etc.

Puede que te parezca un gasto prescindible pero, a medida que tu mascota vaya cumpliendo años, los achaques serán más frecuentes y las visitas al veterinario, también. Hay que tener en cuenta que la asistencia sanitaria a animales, en caso de enfermedad o accidente, en muchos casos conlleva un importe bastante elevado. Por ejemplo, si tienes que llevar a tu mascota de urgencia a horas intempestivas, las clínicas suelen cobrar un plus por atender fuera de horario.

Tener una mascota conlleva una gran responsabilidad y un compromiso, ya que forma parte de nuestras vidas. Por tanto, contar con un seguro específico para ella no solo nos dará tranquilidad, sino que, además, estaremos protegiendo de la mejor manera posible a uno de los miembros de nuestra familia.

¿En qué nos debemos fijar a la hora de contratarlo? Pues, como a la hora de buscar cualquier seguro, no solo nos tenemos que fijar en el precio, sino también en que sea lo más completo posible y cuente con las mejores coberturas, adaptadas a nuestras necesidades y a las de nuestra mascota.

SERCOVER oferta un seguro de mascotas muy completo, a un precio asequible, para cuidar de la mejor manera posible a tu fiel compañero.

Compartir: